Sin Navidad

 


Nunca hubo en su casa un árbol de Navidad de verdad. Tampoco hubo Navidad. La Navidad era un tiempo extraño, hecho de silencios incómodos, de reuniones familiares incómodas, de comidas incómodas. La Navidad era de plástico, sin luces, sin alegría, fría. Las gachas y el boniato eran un menú de lujo. Las almendras con miel, el privilegio de las grandes ocasiones.

Nunca tuvo una Navidad colorida y alegre, salvo por esos segundos que pasaba con la nariz pegada al escaparate del bazar, contemplando los juguetes que nadie le regalaría.

*Tiempo de Navidad, 1949. 

Comentarios